Apps 

En pleno siglo XXI, las Apps son un recurso básico en la difusión del patrimonio, por ejemplo como autoguías en yacimientos arqueológicos o como complemento a las visitas turísticas. Las ilustraciones y reconstrucciones incluidas en estas Apps tienen como objetivo completar la información de los textos y hacerla más comprensible y atractiva para el usuario.